YoFisio, Clínica de Fisioterapia en Granada
Lumbalgia: Causas, síntomas y tratamiento

Lumbalgia: Causas, síntomas y tratamiento

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (5 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

En la sociedad moderna, en la que pasamos muchas horas sentados en el trabajo, una de la patologías más frecuentes es la lumbalgia. En este artículo vamos a ver en qué consiste, cuáles son las causas que lo provocan, los síntomas para poder detectarla y el tratamiento que debemos seguir.

¿Qué es la lumbalgia?

Se puede definir la lumbalgia como el dolor, de cualquier causa, en la zona de la espalda, desde las últimas costillas hasta los pliegues glúteos. El dolor lumbar es muy habitual, se estima que 8 de cada 10 personas lo padecen alguna vez al menos una vez en su vida.

La lumbalgia o dolores musculares en la espalda son una de las principales causas de invalidez en las personas con edades entre los 19 y los 45 años, y es la segunda causa más frecuente de días de baja en el trabajo por incapacidad en las personas con menos de 45 años, siendo la primera el resfriado común.

Tras el resfriado es la segunda causa de baja laboral

El dolor lumbar se hace más frecuente a medida que se van cumpliendo años. Esta patología afecta a la mitad de las personas de más de 60 años en algún momento, por lo que su incidencia económica es muy importante. De esta forma, aunque la lumbalgia o lumbago rara vez es provocado por enfermedades con riesgo vital, es un problema de salud que limita mucho la actividad diaria. Sin embargo, el número de lesiones de espalda causada por el lugar de trabajo está disminuyendo, seguramente porque cada vez hay una mayor conciencia del problema y las medidas preventivas han mejorado.

La columna vertebral está formada por vértebras, que están separadas y protegidas por unos discos de cartílago que cumplen la función de amortiguar los choques. Las vértebras también están cubiertas por una fina capa de cartílago, y se mantienen en su lugar por los ligamentos y musculatura que ayudan a estabilizar la columna vertebral. La médula espinal se encuentra rodeada por la columna vertebral. A lo largo de toda la médula espinal, los nervios espinales salen por los espacios que se encuentran entre las vértebras y se conectan con otros nervios en todo el cuerpo. La parte del nervio espinal más cercana a la médula espinal recibe el nombre de raíz nerviosa espinal. Debido a su posición, las raíces nerviosas espinales se pueden comprimir cuando la columna vertebral sufre una lesión, lo cual provoca dolor.

La zona inferior de la columna vertebral (región lumbar) consta de 5 vértebras. Conecta la zona del tórax con la pelvis y las piernas, proporciona movilidad para girar, inclinarse y agacharse, además de fuerza para estar de pie, caminar o levantarse. De esta manera, la zona lumbar está implicada en prácticamente todas las actividades diarias. El dolor lumbar limita e impide estas actividades y repercute a la calidad de vida.

Causas de la lumbalgia

causa dolor lumbar

En nuestra sociedad actual, la principal causa de la lumbalgia es el exceso de sedentarismo y la falta de ejercicio físico, la mala alimentación y el sobrepeso. A esto, le podemos sumar que uno de los mecanismos lesionales más habituales, es la mala postura como consecuencia de la falta de higiene postural al levantar pesos o al estar sentados en una posición incorrecta.

Una de las consecuencias directas de la cantidad de lumbago que hay en la actualidad es el consumo en exceso de pastillas y medicamentos antiinflamatorios, lo cual, también es perjudicial para nuestra salud. Una de las razones, es que estos medicamentos va a actuar sobre los síntomas, no sobre el motivo que causa la lesión, además los riñones son los encargados de metabolizar estos medicamentos y les vamos a pedir un sobreesfuerzo que puede ser negativo.

Síntomas del lumbago

El principal síntoma del lumbago es el dolor que se localiza en la región que hay entre las últimas costillas y las crestas ilíacas. En la mayoría de las ocasiones, sobre todo cuando es por causas inespecíficas, la descripción del dolor es algo difuso, considerándose un dolor a ambos lados de la columna.

En otras ocasiones se puede referir a una región concreta, pudiendo indicar un problema por causa específica. En la mayoría de estos casos, se debe a contracturas de los músculos adyacentes a la columna vertebral debido a una mala higiene postural. El dolor unilateral o en uno de los lados se presenta en los casos de traumatismo. En estas situaciones, el dolor es de características mecánicas, entendiéndose como tal aquel que empeora con la actividad y se alivia con reposo y descanso.

En otras ocasiones más concretas, como las causadas por hernias discales o protusiones, el dolor se puede irradiar o seguir un recorrido que es el de la raíz nerviosa inflamada por la irritación del disco dañado. El caso más habitual es la ciática, siguiendo un recorrido por la parte posterior del muslo que puede llegar hasta el pie. Según el grado, se puede ver afectado la sensibilidad, notarse un hormigueo o adormecimiento de alguna zona de la pierna, manifestándose por una incapacidad para andar o levantar la extremidad.

En el lumbago por enfermedades sistémicas como espondilitis anquilosante, el color no es mecánico sino inflamatorio, y esto significa que el reposo empeora los síntomas, siendo el dolor más intenso por las mañanas después del descanso nocturno.

Tratamiento para la lumbalgia

Va a depender de los antecedentes del paciente y de la gravedad del dolor. La mayoría de los casos de dolor lumbar se curan en unas semanas sin necesidad de cirugía y los ejercicios para el lumbago son parte del plan de tratamiento.

Si el dolor no desaparece o empeora, se puede recomendar una cirugía o tratamientos más avanzados. El tratamiento a seguir es:

  • Descanso. Dejar de hacer las actividades cotidianas durante unos días permite a la tejidos lesionados empiecen a curarse, lo que sirve para aliviar el lumbago. Sin embargo, descansar demasiado tiempo puede provocar una debilitación de los músculos, y derivar en dificultades para apoyar la columna adecuadamente. Los pacientes que no realizan ejercicio de manera regular tienen una mayor propensión a sufrir lumbalgia recurrente o prolongada.
  • Compresas de hielo y calor ayudan a aliviar la mayoría de los casos, al reducir la inflamación. Muchas veces, los pacientes usan el hielo pero algunos prefieren el calor, aunque lo recomendable es alternar los dos.
  • Medicamentos. Está disponible una gran variedad de medicamentos con receta o de venta libra para aliviar los síntomas del dolor lumbar. Muchos reducen la inflamación, mientras que otros tratan de impedir la transmisión de las señales de dolor al cerebro. Cada medicamento tiene múltiples riesgos, posibles efectos secundarios e interacciones farmacológicas que deben se estudiados por un especialista.
  • Ejercicios para la lumbalgia. Ejercitarse es un elemento fundamental en todos los planes para tratar a la lumbalgia. Sin importar si el tratamiento se sigue en casa o con un profesional, un plan generalmente comprenderá de tres partes: acondicionamiento aeróbico, ejercicios de estiramiento y ejercicios de fortalecimiento. Es mejor hacer los ejercicios como parte de un programa controlado y progresivo, con el objetivo de lograr tener una columna más fuerte y flexible.
  • Ajustes mediante la manipulación con osteopatía o fisioterapia pueden servir para mejorar el funcionamiento de la columna al reducir el dolor e inflamación para mejorar la amplitud de movimiento y el funcionamiento físico. Además es habitual el uso de la kinesiología, o más conocido como las vendas de colores.
  • Inyecciones epidurales de corticoesteroides sobre el sitio dolorido de la parte inferior de la espalda, para reducir la inflamación. Los corticoesteroides no curan la espalda pero con frecuencia proporcionan un alivio del dolor suficiente para permitir a los pacientes moverse.
  • La cirugía es considerada sólo cuando el dolor no ha sido aliviado con los métodos anteriores. Aún así, someterse a una cirugía es siempre una decisión que debe tomar el paciente, previa explicación de un cirujano de las ventajas e inconvenientes. En función de la causa del la lumbalgia la intervención puede ser una laminectomía o microdiscectomía para la ciática o una cirugía de fusión.

Esta lista no es exhaustiva de todos los posibles tratamientos para la lumbalgia pero sí incluye los tratamientos más frecuentes. Es recomendable que los pacientes busquen un diagnóstico de un especialista, ya sea un médico o fisioterapeuta, para determinar la causa de fondo de la lumbalgia y buscar el tratamiento adecuado.

Resumen
Lumbalgia: Causas, síntomas y tratamiento
Título
Lumbalgia: Causas, síntomas y tratamiento
Descripción
Unas de las lesiones más frecuentes en nuestra sociedad es la lumbalgia. En nuestro artículo os contamos las causas, los síntomas y el tratamiento
Autor
Editor
Braun Marketing & Consulting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies